Bienvenido a éste rincón personal.

miércoles, 20 de enero de 2016

El sofá y el ejercicio

Esta tarde, viendo el partido del Atleti, abrí una bolsa de cacahuetes (también llamados panchitos) para acompañar la cerveza de turno y en el descanso del partido se me ocurrió echar una ojeada a la bolsa en cuestión (más bien a sus instrucciones de uso y denominación de contenido). Y en principio nada que objetar: valor energético 619 Kcal.; Grasas saturadas 7,1 g.; Hidratos de carbono 11 g.; fibra 7,9 g.; proteínas 27 g. Y Sal 1 g. Lo dicho todo más o menos correcto y dentro de los límites establecidos.


El problema vino cuando al continuar leyendo me encontré: “Practique como mínimo 30 minutos de ejercicio diario”. Vale, pero ¿Qué coño hago con el sofá durante esa media hora?. 

martes, 19 de enero de 2016

Suspiros de Don Pedro por Doña Susana


Esta noche
me dijo Susana:
poesías escribes
más nunca a mí
Que mal hice?
En que ofendí?
Nada hice,
dije yo,
pues
si poco escribo
y aún así
ofendo a vos
solo decir puedo
que mis letras
nada son.
Intención no busquéis
donde maldad no hay,
son frases nada más,
no insistáis.
Más,
no contenta
Susana quedó.
¿Y que culpa
tengo yo?
Si desconfía ella
y no yo.
Cuatro lineas fueron
seis a lo más,
sin palabras de amor,
sin promesas,
sin pasión.
¿Qué hay de mal en ello?
¿A qué tanta obcecación?
¿Por qué la rabieta
o la indignación?
Si a quien amo
no es a Pablo,
es a vos.
Al final,
la frustración
entendí,
eso sí,
me costó.
Y es que despechado
un amor fue,
algo en el tiempo pasado.
Y no fui yo,
voto a Dios,
fue mi hermano,
Zeta Pé,
quién
roto a Susana
el corazón dejó.
Y no yo.
Más,
él del verso,
él que escribe,
él que narra,
él que cuenta,
él que sueña,
no es Zeta Pé
Soy yo.

lunes, 21 de diciembre de 2015

21-D

Ya pasadas casi veinticuatro horas del cierre de los colegios electorales nos encontramos con una complicada situación; 123; 90; 69; 40; 9; 8; Complementario el 6 y reintegro el 2. Enhorabuena a los afortunados. A los magenta mi sentido pésame (Es broma: tenéis lo que os merecéis. Y lo digo sin acritú) y que conste que aún mantengo algún amigo en la galera.    

domingo, 20 de diciembre de 2015

Votando

Ya voté. Y siguiendo el consejo más reiterado estos días, lo he intentado hacer con la cabeza, pero no sé si por mi torpeza o a causa de los nervios me ha sido imposible, por lo que finalmente (Y dado que se estaba acumulando personal en espera de su turno) opté por el método tradicional y utilicé la mano para introducir las papeletas en las urnas. 

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Igualdad fiscal

Venga vale, después de las críticas recibidas y haciéndome eco de ellas, voy a moderar mi discurso político y en ende mis premisas electorales.

En consecuencia y asesorado por el equipo asesor que me asesora, he determinado limitar el programa electoral en lo concerniente a mi pueblo, de tal forma que las pretensiones para el mismo quedan reducidas a la obtención para el municipio del mismo concierto económico que actualmente disfrutan el País Vasco y Navarra. O a la reciproca, que tampoco es mi intención que mi pueblo destaque, esto es, que bien pueden ser ambas comunidades quienes se equiparen a los beneficios de mi pueblo.


Y hablando de estas cosas, pues mira que ahora pensando en el tema, me ha venido a la memoria el famoso debate del lunes y que curioso; Ninguno de los contertulios pidió para su pueblo tal equidad, ni siquiera los que hablaron de federalismo. Al menos en la parte que yo vi.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Debate sin Rajoy (La opinión de mi abuelo)

Hablaba esta tarde con mi abuelo de infinidad de cosas, como siempre, empezando por las cuestiones familiares, continuando con las deportivas (sobre lo del Real Madrid nos atenemos a lo establecido por la legislación vigente -así somos de legales los del Atleti-) y terminando con las políticas.

Y ahí estábamos arreglando España entre ambos dos, cuando en una de esas y en turno de réplica a su contrarréplica le pregunté:

Y tu qué opinas sobre la no asistencia de Rajoy al famoso debate del próximo lunes?

Pues que en el PP han obrado con cierta inteligencia, ya que al ser a cuatro bandas, ser el actual presidente del gobierno y enfrentarse directamente a tres opositores a ocupar su cargo, el hecho de asistir le hubiera supuesto mucho que perder y poco que ganar. Me contestó.

No entiendo, le dije.

Es fácil, respondió. Mira hijo, hubiera sido un debate de tres contra uno y entre cuatro cabezas de lista, donde por parte de los oponentes se intentaría ponerle ante las cuerdas y lo más probable es que saliera cuando menos no ganador, aunque no fuera el perdedor. Y claro, estamos hablando del actual presidente del gobierno y candidato a la reelección. En cambio, continúo, al ir Soraya, seguirá siendo un debate entre cuatro, pero entre tres números “uno” y una número “dos”. El intento de arrinconar a la representante del PP será el mismo, pero ahora son los otros tres candidatos los que tienen más que perder que ganar, pues su victoria (en caso de ser así) estará minorada al haber sido contra la número “dos” y no contra el cabeza de serie. Y si se diera el caso de que fuera Soraya quien saliera victoriosa, sería una doble victoria para el PP, pues su segunda de abordo habría derrotado en el debate nada menos que a tres cabezas de lista. Y además siendo una mujer.

No me dio tiempo a más preguntas, pues en eso le llamó la novia por el móvil y salió a paso ligero al tiempo que sacaba de la faltriquera (como él denomina al bolsillo) una pastilla de color azul que se llevó a la boca con enorme entusiasmo.   



viernes, 27 de noviembre de 2015

Amor equivocado

Esta noche
me dijo una dama:
poesías escribes
más nunca a mí
Que mal hice?
En que ofendí?

Nada fue
dije yo,
pues
si poco escribo
y aún así
ofendo a vos
solo decir puedo
que mis versos
nada son.
Intención no busquéis
donde maldad no hay,
son frases nada más,
no insistáis.

Más,
no contenta
la dama quedó.
Y que culpa
tengo yo?
Si desconfía ella
y no yo.

Cuatro versos fueron
seis a lo más,
sin palabras de amor,
sin promesas,
sin pasión.
¿Qué hay de mal en ello?
¿A qué tanta obcecación?
¿Por qué la rabieta?
¿y la indignación?.

Al final,
la frustración
entendí,
eso sí,
me costó.

Y es que despechado
un amor fue,
algo en el tiempo pasado.
Y no fui yo,
voto a Dios,
fue mi hermano,
el gemelo,
quién
roto dejó
a la dama
el corazón.
Y no yo.

Más,
él del verso,
él que escribe,
él que narra,
él que cuenta,
él que sueña,
ese soy yo.

Y no mi hermano

miércoles, 25 de noviembre de 2015

No a la guerra. ¿somos tontos?

Me decía esta tarde mi abuelo: Hay cosas que nunca entenderé, sobre todo cuando se trata de política. Y es que como se puede ser tan tonto de decir “No a la guerra” cuando no hay una tal declarada.

Me he perdido, le dije

No te apures hijo, no eres el único. Me respondió

Mira, continuó, una guerra es entre dos frentes, que a su vez pueden ser dos países, varios o uno solo -como ocurrió aquí en el 36 del siglo pasado-. Y en esta ocasión, es una ideología totalitaria, religiosa en este caso, contra el resto. Y el resto ha sido atacado, luego está en su derecho de defenderse. En consecuencia quien clama el “no a la guerra” que lo haga ante quien ataca a los demás y no ante quien se defiende. Y si para defender mis intereses he de irme a luchar al lugar desde donde se me ataca, lo haré. Y sin pensarlo dos veces. Todo lo demás, simplemente, es no saber de qué se habla y ser un prepotente indocumentado, pues la historia ni se ha inventado ayer, ni la acabo de escribir yo.


Y, evidentemente, yo soy el primero en decir “no a la guerra”, pero también soy el primero en defender a los míos ante ese enemigo que se ha levantado en armas, matando a aquellos que piensan de forma diferente. Concluyó diciéndome el abuelo.   

domingo, 15 de noviembre de 2015

Yo no soy París

Siempre me he autodefinido como rebelde dentro de la legalidad y la sensatez y hoy no puede ser de otra manera. En consecuencia, hoy yo no soy Francia, ni siquiera París, como en su día tampoco fui Charlie.

Hoy, como ayer, como la semana pasada, como hace un año, como el 11 de marzo del 2004, como cuando asesinaron a Miguel Angel Blanco, como cuando la bomba contra el cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, como cuando tantos y tantos actos bárbaros segaron tantas vidas.

Hoy, como siempre, soy el padre a quien le han arrebatado un hijo, el hermano al que han quitado un hermano, el hijo al que han asesinado a su padre y el amigo que acaba de perder otro. Y es que pasaran los días, las semanas, incluso los años y aunque nunca olvidaremos los hechos ocurridos, finalmente este episodio quedará ahí, en nuestra memoria, pero para el padre, el hermano, el hijo o el amigo hoy afectado podrán pasar lustros pero el dolor será el mismo,


Por eso, hoy, yo soy ellos, los que han perdido parte de su propia vida, pero no Francia o París.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Independencia catalana

Llevaba tiempo sin hablar con mi abuelo y esta tarde me llamó para felicitarme. No quiero pensar mal, pero entre la edad, la joven novia de la que tanto presume (dos meses y tres días de diferencia se llevan – pero que no trascienda-) y sus cuestiones de otras indeterminadas índoles (llamemos “ruegos y preguntas”) pues que me parece que anda un tanto distraído ya que mi cumpleaños fue hace casi un mes.

No obstante lo dicho, la verdad es que me alegró su llamada, echaba de menos una charla con él y por supuesto aproveché la ocasión. Y tan pronto nos pusimos al día sobre el estado de salud de aquellos con quien compartimos techo y otras cuestiones; de los resultados académicos de los componentes de la familia en edad de estudios y otras cuestiones vecinales más propias de tele-5. Y como además estaba deseando tener la oportunidad de hacerlo, pues fui y le pregunté su opinión sobre Cataluña y lo acontecido ayer en su parlamento regional.


Nada hijo, no te preocupes, me dijo de forma un tanto escueta, si quieren ser independientes que lo sean, es su problema, al igual que lo será dentro de un año si San Sadurní de Noya, por poner un ejemplo, determina independizarse de Cataluña, pues ellos son los que han abierto la vía. Y no podrán negar a otros lo que para sí reclamaron como de justo derecho, aún cuando mintieran incluso en su propia historia.