Bienvenido a éste rincón personal.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Ajeno a las decisiones

Prometo por mi conciencia y honor que no he intervenido en los acontecimientos de la calle Ferraz, al igual que en su momento no lo hice con la designación del “general” como cabeza de lista de Podemos por Zaragoza en diciembre y por Almería en Junio.


Nada más que añadir, pues esta noche juega el atleti y tengo que coger sitio en el sillón.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Pedro Sanchez y su consuelo.

Patético Don Pedro Sánchez: Tras la enésima derrota que sufre en las urnas y cada vez con menos apoyo de votantes, ahora resulta que el responsable de su descalabro es el Sr. Rajoy.


En fin, como dice el refrán: Quien no se contenta es porque no quiere. 

domingo, 25 de septiembre de 2016

Analisis 25-9-2016

Esta noche no voy a hablar de política y menos de resultados electorales. Esta noche, y sin que sirva de precedente, voy a dejar todo el protagonismo a los candidatos vascos y gallegos. Al fin y al cabo todos han ganado, bueno o ninguno ha perdido.

sábado, 24 de septiembre de 2016

jornada preelectoral

Solidarizándome con mis amigos vascos y gallegos y por aquello de la jornada de reflexión que obligatoriamente precede a cada evento electoral, mañana, ya hoy, no hablaré de fútbol.


Opinar de política ya es otra cuestión.

martes, 20 de septiembre de 2016

Elecciones el 25-D

De solo pensar qué el 25 de Diciembre es probable que tenga que volver a votar y además con el turrón en una mano, el mazapán en la otra y la papeleta entre los dientes (por ser lo más aproximado a votar con la cabeza) ya se me está atragantando el polvorón.


Menos mal que ha salido un paisano de Navarra que él solito ha puesto de acuerdo a Rajoy y a Sánchez y a los que se vayan sumando para que ese día podamos comer con la familia en lugar de con los compañeros de mesa electoral. 

domingo, 18 de septiembre de 2016

Mañana lunes

Yo ya paso de todo, ya es muy tarde y no son horas de discutir, Mañana, ya si eso, reanudamos la conversación, pero eso si, sin madrugar que es lunes y hay que empezar la semana descansados..

sábado, 17 de septiembre de 2016

La ceguera en la politica

Esta tarde me llamó mi abuelo. Llevábamos tiempo sin hablar, pues entre sus problemas y los míos no había forma de coincidir.

Una vez puestos al corriente de las casuísticas personales de cada uno y tras los saludos de ordenanza y recuerdos a la familia, tal cual manda el protocolo, retomamos el dialogo confidente que últimamente teníamos un poco descuidado, para alegría y disfrute de ambos, que todo hay que decirlo.

Y fue llegado este punto y entrando en el detalle que tanto nos gusta a ambos y que no es otro que el de la política, cuando me permití preguntar: ¿Tu qué opinas del tema de la Sra. Barbera y de los Sres. Chaves y Griñan?


Nada hijo, me respondió. Mucho ruido y pocas nueces. Y no por su falta de responsabilidad, aunque todo hay que probarlo, continuó, más bien debido al viejo refrán de ver la mota en ojo ajeno y no percatarse de la viga en el propio. Y eso entre ellos, continuó diciendo, de los nuevos en lid mejor no hablar, o que no hablen ellos, pues su petulancia les ciega. Y como también recoge el refranero; No hay peor ciego que el que no quiere ver. Y no hay más tonto que quien cree en la ceguera de quien ve y a sabiendas de que no es ciego. 

lunes, 12 de septiembre de 2016

La siesta sin vuelta

Ayer terminó la vuelta ciclista a España y ya la estoy echando de menos.


Y no lo digo solo por mi afición al ciclismo, es que las siestas ya no son lo mismo. 

domingo, 4 de septiembre de 2016

Soria vs Otegui

Hay cosas en este país que no entiendo; Una de ellas, reciente por cierto, es la nominación del Sr. Soria por parte del PP para formar parte de la ejecutiva del Banco Mundial. Y es que, si bien es cierto que el tal señor no está condenado por delito alguno, también lo es, que no representa, por muchos estudios y títulos que tenga en su poder, la perfección ética requerida. Y menos en estos momentos.
 
Y si lo anterior me parece incoherente, más aún me lo parece que ciertos políticos y sus correspondientes palmeros critiquen esta cuestión y al mismo tiempo denominen al Sr. Otegui hombre de paz. Es que suena a cachondeo.

En fin, yo si tengo la conciencia tranquila, pues critico a ambos y no justifico a ninguno.

Orueta en la historia

Después de muchas horas de investigación y en base a los datos recabados en diferentes archivos, tanto locales, como nacionales e incluso particulares, he podido constatar la manipulación interesada que se hace de la historia, sobre todo en Cataluña.
Hago una breve síntesis de lo descubierto.
Allá por el siglo VI las tierras de Oñati (Oñate en castellano) pertenecían a un monasterio cisterciense ubicado en el centro de lo que hoy es Bilbao. El prior de ese monasterio, al parecer de nombre Ramón, tuvo un hijo bastardo (obviamente) con una señora del mencionado pueblo de Oñate (hoy perteneciente a la provincia de Guipúzcoa) testando a favor de dicho hijo las tierras de la por entonces aldea, tomando en ese momento el dicho hijo el apellido del abad (Orueta).
Los descendientes del hijo del abad (cuyo nombre de pila no he podido constatar) fueron emparentando con el paso de los años con familias de posición de las zonas limítrofes (Amurrio, Mondragón, Legazpi, Donostia, Amorebieta, el actual Bilbao, y otros muchos) extendiéndose incluso fuera de las tierras denominadas Vascongadas.
Allá por el siglo XI nos consta un Orueta en tierras de Castilla y en el siglo XIII otro en lo que hoy se denomina Cataluña, concretamente se le ubica en un lugar no concreto de la provincia de Gerona, que por los datos recopilados entiendo próximo a San Juan de las Abadesas.
Este Orueta emparentó mediante matrimonio con una señora (viuda) de lo que hoy conocemos como Badalona, teniendo con ella seis hijos, más un bastardo con una dama de la cercana Barcelona, al que reconoció en confesión ante su inminente muerte.
La rama barcelonesa de los Orueta fue emparentando de forma sucesiva con diferentes linajes de la zona, al igual que los de Gerona, no habiendo constancia de mezcolanza consanguínea entre ellos, aunque si relación estrecha, tanto comercial como política.
En tanto, los Orueta de Castilla ampliaron sus dominios iniciales (riberas del rio Tietar) a la zona y valle de los ríos Alberche, Tormes y Adaja. Asentándose finalmente a orillas de este último, sobre un roquedo, donde procedieron a fortificar la entonces aldea (Se conserva actualmente y en perfecto estado dicha muralla) y a la que denominaron Avila (en honor a una antepasada de Bilbao así llamada).
Volviendo a la rama catalana de los Orueta, he podido constatar la existencia de un pacto entre los señores de Gerona y los de Barcelona (Hoy llamados condes) con ciertos nobles residentes en Aragón, nombrando en aquel encuentro rey de Aragón a un descendiente de los Orueta de Bilbao. Quien con el paso de los años amplió oficialmente y con el consentimiento de los nobles Orueta catalanes las fronteras (aún no determinadas) de dicho reino.
En Castilla se fueron ampliando las posesiones de los nobles vascos, tomando posesión, bien por pactos, bien por enlaces matrimoniales de sucesivos territorios (Valladolid, Zamora, Segovia, Soria, Madrid, Toledo y Salamanca -Cuenca se incorporó más tarde y tras una escaramuza en la que un Orueta perdió la visión por el ojo izquierdo-).
No he hecho mención a la toma de Granada por no restar méritos a los Reyes Católicos, pero he de decir que si hay constancia de que un Orueta de Bilbao fue quien detuvo en sus aposentos a Boabdil (conocido entre los suyos como Muhámmad XII), siendo dicho antepasado quien se hizo cargo de las llaves de la ciudad, entregándolas posteriormente en un gesto de humildad a la reina Isabel.
Fueron pasando los siglos y a principios del XIX en diferentes actos heroicos, tanto en batallas oficiales como en escaramuzas guerrilleras, contribuyeron a la expulsión de las tropas napoleónicas. Tenemos constancia de que Palafox era Orueta de segundo apellido; de que el niño del tambor del Bruch se apellidaba Orueta; Las batallas de Bailen y Arapiles fueron dirigidas por sendos Orueta (uno de la rama catalana y otro de la castellana); Agustina de Aragón realmente se llamaba Agustina de Aragón y Orueta. Y otros muchos casos que sería largo de relatar.
Y ya en el siglo XX y por aquello de la republica (la segunda) hubo cierto distanciamiento entre las dos ramas, llegando incluso a enfrentarse en la guerra civil. Luego hicieron las paces, pero por desgracia para la familia y el apellido y lo que ello conlleva, la rama catalana emparentó con nobles de nuevo cuño, se produjo la consiguiente mezcolanza de sangre, perdiéndose en gran parte el RH – (negativo) que tanto nos había caracterizado, el principio de unión de la familia y la referencia de Bilbao.
Y así nos va.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Analítica el 2 de septiembre

Esta mañana me levanté temprano, incluso antes de que sonara el despertador, y me llamó la atención el que ya lo hubiera hecho mi mujer,  pero sin darle mayor importancia.

Me vestí  calmadamente y mientras lo hacía oí un rumor proveniente del salón,  relacionándolo yo con la televisión. Y fue cuando, tras pasar por el lavabo para adecentarme, fui al salón y lo  encontré lleno de gente. A primera vista conté tres miembros de la benemérita; un sargento y dos guardias (uno de ellos distinguido); el teniente de alcalde y el concejal de festejos, acompañados por el alguacil; el párroco vistiendo la sotana de diario y el monaguillo; dos señores de paisano que no conocía (luego me enteré de que eran del CNI); un bombero; el juez de paz y su secretaria; y mi señora sirviendo café a todos.

Di los buenos días, eso sí, un tanto sorprendido por la variopinta visita y cuando me disponía a preguntar por los motivos de su presencia en mi casa, a una señal del sargento se abalanzaron sobre mí los dos guardias. Me sujetaron firmemente, lo que aprovechó el sargento para colocarme unos grilletes en las muñecas al tiempo que ordenaba; Ya podemos irnos.

Escoltado por los dos guardias, uno a cada lado, sujetándome por los brazos, nos encaminamos hacia la calle, seguidos por mi esposa y el sargento, y a continuación el juez y su secretaria y el resto del cortejo. En el itinerario por el jardín oí al sargento preguntar a mi esposa ¿Ha cerrado usted bien? Si, respondió ella. ¿Cogió los volantes? Preguntó de nuevo el sargento. Si señor, volvió a responder mi esposa.  En eso, yo le pregunté a uno de los guardias que me sujetaban ¿Qué pasa? No sé me respondió el que iba a mi derecha, solo cumplimos ordenes.

Entre tanto llegamos a la puerta del jardín y con asombro pude comprobar la presencia de dos ambulancias (una de ellas de Soporte Vital Básico), un camión de bomberos con escalera y la correspondiente dotación con el casco puesto, dos camilleros de la Cruz Roja portando la camilla reglamentaria y dos motoristas de la Guardia Civil con sus correspondientes motos y los luminosos azules encendidos.

Procedan, dijo el sargento, abriendo uno de los miembros del Samur la puerta lateral de la ambulancia. Me subieron a ella y me tumbaron en la camilla. Mi señora tomo asiento a la derecha de la camilla y el guardia distinguido a la izquierda y en eso el señor del Samur me colocó una mascarilla. Y debí de entrar en profundo sueño, pues solo recuerdo oir de forma difuminada un extraño ruido, como el ulular de una sirena.

Cuando abrí los ojos y recobré plenamente la conciencia me encontré nuevamente en mi cama y a mi señora sentada en el borde de la misma preguntándome al tiempo que sonreía  ¿Qué tal te encuentras? ¿Qué ha pasado? respondí yo. Nada cariño, dijo ella, tranquilo que no pasa nada. He tenido un sueño muy raro le dije y le conté lo ya narrado. No, no ha sido un sueño. ¿Entonces? Pregunté. ¿No te acuerdas? Respondió preguntando ella. Si, dije, me detuvo la guardia Civil. No cariño, nadie te ha detenido. ¿Entonces? Reiteré yo. ¿De verdad no te acuerdas? Pues no, volví a responder. Pues es que hoy tenias análisis de sangre y siendo de conocimiento general tu reacción ante tal evento, hubo que montar un operativo especial para poder hacerte la extracción.

Ya, pensé en voz alta, para a continuación y recapacitando para mis adentros preguntarme ¿Cómo coños habrán hecho para conseguir la muestra de pis?         

miércoles, 31 de agosto de 2016

El almendro en navidad

Hace unos minutos me llamó mi abuelo. No me sorprendió la hora pues ya me tiene acostumbrado. Lo que si me dejó un tanto perplejo fue el motivo, pues no era otro que despedirse, y por un tiempo, según me dijo, ya que parte de viaje con su novia a una isla, al parecer paradisiaca, donde ni hay internet, ni cobertura de móvil.

Ni que decir tiene que inquirí sobre el viaje, a lo que me respondió: Lo dicho hijo, que me voy con mi novia a pasar una temporada alejado del mundanal ruido, de la política y de quien de ella vive y de los dires y diretes de los vecinos. Coño y para disfrutar del tiempo de vida que me quede y con quien quiero. Concluyó
Perplejo quedé, he de decir, y más cuando al preguntarle ¿y cómo vais a ir a esa isla tan maravillosa? ¿En avión o en barco? Ni en lo uno, ni en lo otro. En autostop, me respondió tajantemente.

Luego, para quitar hierro a la conversación, le pregunté qué opinaba sobre el discurso de Rajoy.  No lo he visto, me dijo y preguntó sin pausa ¿Y tú? Parte, le respondí. ¿Y qué piensas? Me inquirió. Pues que ha estado bien, dadas las circunstancias, pero, continué, que me da la impresión de que finalmente volvemos a coincidir los tres en navidad.

¿Tres? ¿Qué tres? ¿Y por qué? Pues sencillo abuelo, le respondí: Rajoy, El Almendro y yo. Bueno realmente cuatro, continué, pues si Eloisa sigue empeñada en mantenerse debajo del turrón también habremos de tenerla en cuenta. Y el “por qué” es sencillo de explicar: El Almendro porque ha de aprovechar las fechas; Eloisa por su fidelidad al turrón; Y Rajoy y yo porque dependemos de cuestiones ajenas a nuestra voluntad y por lo que se atisba coincidiremos en las fechas, eso sí, en diferentes edificios públicos, aunque lo mismo a alguno de los dos se nos adelanta el calendario.

Eso sí, ambos dos, aún mantenemos esperanzas de que entre septiembre y octubre varíen los resultados, a pesar de las encuestas, y que finalmente en navidad los protagonistas sean Eloisa y su Almendro. 

lunes, 29 de agosto de 2016

Ignorancia política

Cuando un líder político dice en una rueda de prensa que una reunión en busca de acuerdos de estado es prescindible, mejor que se dedique a otra cosa, indistintamente del contenido de la reunión o de su ideología política, ya que ni sabe ser líder, ni demuestra tener mucho conocimiento político y menos de estado, pues la política y el liderazgo no solo se sacan adelante desde el gobierno.
En ocasiones y en beneficio de los ciudadanos se consiguen objetivos desde la oposición y además con menos desgaste y mayores réditos políticos.
Quien esto no lo sepa ver, que se dedique a otra cosa. 

domingo, 28 de agosto de 2016

Libertad en el vestir

¿Por qué esta sociedad chorra-flauta en que algunos nos quieren convertir se centra en la prohibición del uso de una prenda de vestir de las mujeres musulmanas y obvia la realidad?

Realidad que no es otra que la prohibición de que dichas mujeres puedan vestir como les venga en gana y no como ordenen sus padres, maridos, hermanos y demás allegados y en base a unas creencias religiosas. Este es el verdadero problema; la prohibición de actuar libremente.

Es como si en el caso de las prostitutas solo nos preocupáramos de la imagen que dan apostándose en las carreteras y nos olvidáramos de que en la mayor parte de los casos lo hacen de forma obligada y contra su voluntad.


Cosas de mi abuelo, que comparto plenamente.

domingo, 21 de agosto de 2016

La tapicera

Esta mañana temprano me despertaron los ladridos de mis perros, ya era de día, pero aun temprano y más si tenemos en cuenta que era sábado y eso hay que respetarlo, aunque uno ya sea jubileta. Al mirar por la ventana solo vi a los perros ladrando a la puerta del jardín y obviamente y dadas las fechas y aunque aquí refresca por las noches salté de la cama simplemente con los gayumbos de guardia y de tal guisa abrí la puerta de casa y fue cuando oí un altavoz pero sin poder precisar el pregón. Volví al dormitorio y me cubrí los gayumbos con un pantalón, pues aunque se veían limpios no son de marca y aquí en este pueblo, me imagino que como en todos, hay que guardar las apariencias.

Ya vestido con algo más de decoro salí nuevamente al jardín y vi que calle arriba subía una furgoneta con el altavoz a todo trapo con música de pasodoble (no puedo precisar la pieza en concreto) y ya cuando se acercó reconocí tanto al coche como a sus ocupantes; Eran Paco y María, tapiceros ambulantes fijos en verano por estos lares y a quienes considero ya como de la familia, sobre todo desde hace un par de años, cuando María me realizó un trabajo excepcional con sus delicadas manos. He de decir en este punto que María es una artista, tiene unas manos maravillosas con las que hace verdaderos milagros para gozo y disfrute de los clientes y además a domicilio y a precio asequible.

Paco, el marido, se limita a conducir la furgoneta, publicitar las habilidades de su mujer y finalmente cobrar por el trabajo realizado por ella. Y eso sí, todos los vecinos que hemos disfrutado, y seguimos haciéndolo, de la habilidad y destreza de María y lo que consigue con sus manos, estamos encantados, tanto por su buen hacer, como por el descanso y relax que disfrutamos una vez acabada su labor.

Recuerdo aquella tarde como si fuera ayer, cuando al ruido de un claxon salí y me encontré con Paco y María (de los nombres me enteré después); Él con el pelo canoso, barbilampiño y cara quemada por el sol; Ella morena, guapa de cara, ojos negros y melena por los hombros reposando en los tirantes de una camiseta escotada que medio ocultaba (o medio enseñaba) unos atributos de no mucho volumen, pero bien situados.

Paco, asomándose por la ventanilla me dijo: Jefe, mi María hace maravillas con las manos, se lo hace aquí mismo, en su casa y a buen precio. Usted quedará satisfecho, continuó, se lo aseguro. Les invité a pasar a casa, elegí la calidad del servicio, acordamos el precio y María se dispuso a ponerse manos a la obra. Paco se excusó y nos dejó a solas, alegando que su mujer trabajaba mejor cuando él no estaba, pues, según dijo, su presencia solo hacía alterarla y en tales menesteres la concentración en el trabajo es primordial.

María se sentó en una silla, se recogió ligeramente la falda, ya de por sí corta, para, según ella, realizar el trabajo más cómoda, me pidió que le acercara la pieza y apenas lo hice se puso a obrar con sus manos. Era una delicia verla hacer y la destreza con las que las movía.

Yo, siguiendo sus indicaciones, me situé frente a ella, manteniendo la pieza firme y erguida para que ella la pudiera trabajar a gusto con sus delicadas manos. Un par de veces paró, levantó la vista y me preguntó: ¿Le gusta así? Sí, contesté, y prosiguió con su trabajo.
En poco más de un cuarto de hora terminó la labor y me volvió a preguntar: ¿Le gusta como lo he dejado? Sí, respondí plenamente satisfecho. ¿Puede hacerlo de nuevo? Pregunté, a lo que ella amablemente contestó que sí, pero que le era necesario reposar unos minutos para descansar las manos. Cosa que entendí y accedí a ello al tiempo que le ofrecía una Coca-cola.

Una vez apurada la bebida, me instó a acercarme con la pieza en ristre para iniciar nuevamente el trabajo y al igual que en la ocasión anterior comenzó con su juego de manos y no sé si debido al cansancio de ella o al mío (yo reconozco que en esta ocasión me costó más mantener la compostura) se demoró algo más en terminar la labor. Preguntándome al finalizar, eso sí, si me había gustado el resultado, a lo que contesté afirmativamente. Le aboné lo convenido, la acompañé hasta la puerta, justo cuando regresaba su marido y ya despidiéndonos, este me inquirió ¿A que tiene unas manos extraordinarias mi mujer? A lo que nuevamente respondí de forma afirmativa. Nos despedimos, no sin que antes me dejaran una tarjeta con su teléfono por si me surgía algún nuevo apaño y me volví para casa para disfrutar, relajado y ya en soledad y ante una fría cerveza del trabajo realizado por María.

Y es que me dejó los cojines del sofá que es una delicia sentarse en ellos. Gran tapicera María, con buen gusto eligiendo las telas y además a buen precio.


viernes, 19 de agosto de 2016

Análitica el 19 de agosto

Esta mañana tuve que madrugar, lo de madrugar fue por levantarme temprano, ya que dormir poco, o menos que poco. Y es que tocaba analítica y su pinchazo correspondiente y claro, pasa lo que pasa; sudores, volteos sobre la cama (en el sentido no pecaminoso) y así hasta que sonó el despertador, que buena gana haberlo encendido.

El pinchazo bien, por lo menos hasta que me bajé del coche, pues ya solo recuerdo abrir los ojos y encontrarme sentado en la silla (creo que ya tiene una etiqueta con mi nombre), mi santa señora presionando un algodón contra mi antebrazo y una señora ya entrada en años sentada en una silla contigua haciendo también presión con otro algodón sobre su propio brazo, al tiempo que dirigiéndose a mí con una sonrisa me espetaba; Vamos joven que no es para tanto y además ya tiene usted una edad como para ir llamando la atención de esa manera. Y es que al parecer, a pesar de estar bajo los efectos del vahído, este no era total y no dejé de lloriquear, llamar a mi mamá para que me sacara de allí y llamar bruja y otras lindezas a la señorita de la jeringuilla.

Personalmente achaco la reacción al hecho de no haber dormido pero tampoco voy a poner la mano en el fuego sobre la causa real que motivó los hechos.

Ahora, ya en casa, más relajado, me puse a revisar los papeles para ver cuando toca ir al médico del pis a comprobar los resultados y mira tú que es el día 30 de este mes. O sea, que Rajoy se va a perder como me meten un dedo en el culo y yo como le sacan a él los colores.


En fin, confío en que para la próxima revisión no coincidamos en el día, aunque por las fechas, creo que no, ya que el médico del pis no trabaja en navidad, salvo que la urgencia lo requiera y espero que no sea mi caso.    

martes, 16 de agosto de 2016

Mi abuelo, su novia y el PP

Hace unos minutos me llamó mi abuelo y un tanto compungido, ya que según me contó ha tenido una discusión con su novia y esta se ha ido a casa de su madre (de ella).

He intentado tranquilizarle con aquello de que son cosas de pareja, pasajeras y que lo mejor, en mi opinión, era que dejara pasar un par de días y luego la llamara y hablaran sobre lo ocurrido.

Después de hablar largo y tendido, más bien él hablaba y yo escuchaba y posiblemente sosegado por el desahogo de contarme sus penas, me dijo; pues mira hijo tienes razón, voy a dejar pasar unos días y a ver si así nos tranquilizamos y recapacitamos los dos. Perfecto abuelo, le dije, pero tampoco te vayas a encerrar en casa pues lo mismo le das vueltas al tema, te vuelves a pillar un cabreo y si a eso le añadimos el calor, puede resultarte perjudicial.

No te preocupes, me respondió, mañana me voy a la calle Génova a la reunión del PP y con un poco de suerte entre Soraya y Cospedal me levantan la moral, o lo que surja.


Preferí no entrar al tema y eso sí, me permití recomendarle que fuese cauto y no terminara jodiendolas, que ni su novia está para bromas, ni el país para coñas.

Mi movil

Esto es serio.
A quien me vuelva a pedir el móvil le bloqueo en el facebook.
Coño, que solo tengo uno y ya desfasao en tecnología. A lo sumo y si tenéis necesidad os facilito mi número de abonado y cuando queráis me llamáis, pero mi móvil no se lo doy a nadie por muy viejo que sea.

¿Vale?

jueves, 11 de agosto de 2016

Bic naranja

Llevo días sin escribir. Y no es por falta de ganas o de material sobre el que hacerlo. Es que me quedé sin tinta en el boli. 

A ver si un día de estos compro un BIC, aunque sea naranja, que escribe fino.

lunes, 8 de agosto de 2016

El silencio de los corderos

Me preocupa y mucho el tema de los abusos sexistas ocurridos en Podemos Madrid. Y no solo por el hecho deleznable, si no por el silencio de los corderos que tanto balan en otros momentos.
Y refiriéndome a esos corderos, pregunto: ¿Realmente os preocupa la justicia o solo lo que os inculca vuestro pastor?